Desbloquea tu conciencia

Suscríbete al nuevo canal de Telegram haciendo click aquí. Recibe directo en tu teléfono las nuevas publicaciones del blog, videos y mucho más.

Como ya veíamos, la mente es un importante obstáculo para escuchar a tu conciencia, pero no el único ni el más importante. Existe un bloqueo a nivel energético aún mayor que involucra tanto a las fuerzas de oscuridad que gobiernan el planeta, como a cada uno de los seres humanos que lo habitan. En esta publicación explicaré en qué consiste dicho bloqueo y cómo trabajar con él para que pierda su efectividad.

Recordemos que una vez que nuestro cuerpo energético ingresa a este plano, lo primero que le hacen es borrarle la memoria para que no recuerde de quién es, de dónde viene y para qué está aquí. Como consecuencia, los humanos tampoco lo saben. Tanto unos como otros deben descubrirlo, o, mejor dicho, recordarlo vida tras vida. Esta es la auténtica “misión en la vida”, la meta existencial de la humanidad. De ella se desprenden objetivos individuales que dependen de la esencia de cada quien, pero nos cuesta trabajo percibirlos si antes no nos encontramos con nosotros mismos. Aunque claro, el sistema fue diseñado para alejarnos de nuestra naturaleza y el camino está lleno de obstáculos y trampas.

Los antecedentes de la presente encarnación

Llegamos dormidos a la presente encarnación, algunos menos que otros, pero en términos generales la humanidad está muy perdida desde hace algunos siglos. No obstante, siempre hay quien ha trabajado duro en otras encarnaciones y logró despertar algunos recuerdos que sobrevivieron a los frecuentes borrados de memoria a los que hemos sido sometidos en numerosas ocasiones. (Cada que mueres después de hacer algo importante para tu despertar y el de otros, te vuelven a borrar la memoria y te atiborran de condicionamientos para impedir que vuelvas a desobedecer.) Estas personas han hecho a la humanidad una valiosa contribución que suele ser poco valorada y reconocida por las masas, pero se encuentra en el inconsciente personal y colectivo sepultada entre porquería y media que hay que quitar para llegar a ella.

Salvo algunas excepciones, en esta encarnación los grandes maestros fueron relegados al anonimato, y en algunos casos, a la clandestinidad. Al sistema no le convenía que tuvieran reflectores en estos tiempos de definición. Y aquellos que lograron destacar, los controlaron, los compraron o los eliminaron. A los que no, les hacen la vida imposible, los persiguen, los acosan y los bloquean para obligarlos a vibrar bajo y alejarlos de su tarea prioritaria para atender asuntos propios de la vida mundana.

La presente encarnación es tan importante por una sola razón: el cambio de Era, ese período comprendido entre diciembre de 2012 y diciembre de 2020. Quienes nacimos antes de estas fechas teníamos que haber llegado a un nivel de conciencia y unidad entre nosotros, capaz de generar una masa crítica que inclinara la balanza en favor de la luz. Sobra decir que esa posibilidad comenzó a evaporarse desde, al menos, hace tres siglos y una gran jugada del sistema ha sido mantener viva la esperanza en las masas. Por su parte, los humanos que nacieran poco antes o durante el período referido, serían los encargados de traer una nueva conciencia al planeta y, al ser criados en una sociedad regida en su mayoría por los valores de la luz, fundarían una nueva humanidad. Resulta evidente que eso no sucedió. Observar la mirada y la conducta de la gran mayoría de los niños de hoy y el estilo de vida de sus padres, basta para corroborar que las tinieblas se impusieron y la luz es una especie más en extinción.

Si bien ya no hay alternativas para la humanidad en su conjunto, a nivel individual existen grandes posibilidades de liberarnos de la prisión. Nunca antes como ahora, los humanos que aún tienen luz en su corazón habían tomado conciencia de sí mismos y de su entorno como ahora. Quizás no entienden bien lo que sucede ni le dan el nombre que tiene, pero eso es lo de menos. Están dándose cuenta de lo que está pasando, y eso está teniendo repercusiones en su interior y en su obrar cotidiano. Esto no alcanza para soñar con alcanzar una masa crítica, pero abre el camino de liberación a quien trabaja en sí mismo, y con su obrar, contribuye al resto.

Trabajar para desbloquear la conciencia

Si salir de la prisión significa reunificarnos primero con nuestro cuerpo de cuarta dimensión y después con el de quinta, resulta imprescindible restablecer el canal de comunicación con ellos. ¿Cómo te vas a unificar con algo que no conoces? Si bien parte de esta información se encuentra en ti, la otra tendrás que recibirla de partes más evolucionadas de ti mismo.

Consciente de ello, la oscuridad se encargó de bloquear el vínculo energético que une a los humanos con sus pares de otras dimensiones. Esto sucedió hace mucho, mucho tiempo. Antes de eso se tenía un vínculo y comunicación permanente entre dimensiones. Prueba de ello es la sabiduría y el desarrollo de la gran mayoría de culturas originarias. De ahí la decisión de contaminar el vínculo, que, a la postre, terminaría bloqueado.

Como he mencionado en otras ocasiones, la oscuridad siembra semillas que los mismos humanos regamos hasta que sus frutos determinan nuestra realidad. Por ejemplo: ellos pueden decirte mientras duermes “siéntete enojado, estás enojado, muy enojado”; pero eres tú quien al día siguiente reacciona iracundo con las personas a que te rodean, sin cuestionarte de dónde proviene lo que estás sintiendo. Con cada reacción impulsiva e irracional, estás eligiendo escuchar una voz que no es la tuya e ignorar tu esencia. Cuando eso pasa, la oscuridad opaca la luz en tu interior. Mientras más reaccionas a esos estímulos de naturaleza oscura, más poder les otorgas y más renuncias a ser tú mismo.

Fue así que al paso de las encarnaciones se fue contaminando el vínculo con tus pares de otras dimensiones. Poco a poco, con una decisión tras otra fuiste dándole la espalda a tu verdadera esencia. Cada que te domina el miedo, cuando te sientes menos que los demás, cuando reaccionas de manera irracional a tus emociones, cuando no puedes controlar tu propia mente y sus deseos mundanos, cada que caes presa de la ansiedad, cuando abrazas tu zona de confort, cuando esperas que los demás se hagan cargo de ti… en fin, cada que no eres tú, renuncias a tu naturaleza y fortaleces el bloqueo que te separa de tu esencia.

Y si a pesar de todo esto tu conciencia ha despertado en esta encarnación, más en concreto, en los últimos años, es en buena medida gracias al incansable trabajo que realizan tus pares de otras dimensiones para que recuerdes quién eres. A su vez, ellos también están viven en una lucha constante contra las fuerzas oscuras que intentan devorarlos. En estos tiempos, eso no es exclusivo de la Tierra sino de toda la galaxia. La diferencia entre ellos y nosotros es que en otros planos tienen plena conciencia de quienes son y trabajan juntos, a diferencia de los humanos. Esa unión y la energía producto de la Nueva Era (la de a de veras, no la de la new age), les ha dado la fuerza necesaria para destapar un poco el canal de comunicación que nuestras acciones humanas fueron cerrando a lo largo de innumerables encarnaciones. Para destaparlo, son necesarias dos cosas:

La primera es realizar visualizaciones en las que imagines un lazo entre tú y tu cuerpo energético que los une desde el entrecejo, el “tercer ojo”. Cierra los ojos e imagina que ese lazo es como una manguera que está sucia y tapada con tierra. Con cada respiración que realices, imagina que en tu glándula pineal comienza a brillar una luz blanca muy intensa que va recorriendo poco a poco toda la manguera, iluminándola y destapándola con la fuerza e intensidad de su brillo. Visualiza todo el vínculo entre tu cuerpo energético y tú completamente limpio y brillante. Descarga y reproduce este audio mientras realizas la visualización (click aquí para descargarlo).

La segunda y más importante acción que debes tomar, es elegir en conciencia desde tu esencia. Recuerda que lo que taponea ese vínculo son tus acciones motivadas por fuerzas de oscuridad, así como por pensamientos y emociones de baja vibración. Por lo tanto, antes de tomar acción detente a discernir de dónde proviene aquello que te motiva a comportarte de determinada manera. Confía en ti y elige desde el amor. Esa es la mejor manera de debilitar a la oscuridad y fortalecer la luz en tu interior. Solo así recuperas la comunicación contigo mismo, y no solo eso, sino también memorias, habilidades y certezas que te brindan la fortaleza para hacerle frente a los desafíos de los tiempos actuales, tanto en esta dimensión como en las superiores. Solo así te irás alineando con esa esencia a la que regresarás, siempre y cuando hagas lo que tienes que hacer para lograrlo.

Así que ya lo sabes, tienes todo para alcanzar la meta de salir de aquí antes de que sea demasiado tarde. Depende de ti y solo de ti alcanzarla o pudrirte en esta prisión. Tú eliges.