La otra cara de la conciencia (Parte 1 de 2)

Las publicaciones de este blog son consecutivas. Te recomiendo comenzar a leer por la primera. Encuentras la lista completa en el Menú Principal.

Una crisis detona el despertar de la conciencia y éste, a su vez, genera otra crisis. Esto es algo inevitable. Las variables “crisis” y “conciencia” siempre vienen en el mismo envase. Pero más allá de explicar los síntomas de la crisis del despertar de la conciencia -quizás lo haga más adelante-, quisiera enfocarme en una parte de la que nadie habla y es bien importante compartir con las personas que están trabajando en su interior buscando tener una vida en consciencia.

Los dos caminos

Las publicaciones de este blog son consecutivas. Te recomiendo comenzar a leer por la primera. Encuentra la lista completa en el Menú Principal.

Cada que se abre un camino de redención se abre uno de perdición y viceversa. El universo es dual. Una de las más grandes mentiras de la new age es la afirmar que la dualidad solo existe en nuestra mente y que todo fuera de este plano es luz y amor. Esto no es sino la adaptación a nuestros tiempos del mito del paraíso, mismo que representa una fuente esperanza para las masas que duermen el sueño de la inconsciencia.

Las puertas falsas

Las publicaciones de este blog son consecutivas. Te recomiendo comenzar a leer por la primera. Encuentra la lista completa en el Menú Principal.

Hasta ahora he hablado más de la oscuridad dominante en el planeta. Los tiempos que vivimos así lo exigen. El problema es para quienes ya son conscientes de ella y no saben qué hacer para mantenerse a salvo en este mundo decadente en lo que llega el momento de salir de la prisión.

Escapar de la prisión

Las publicaciones de este blog son consecutivas. Te recomiendo comenzar a leer por la primera. Encuentra la lista completa en el Menú Principal.

El mundo es una prisión cada vez más oscura y densa. A estas alturas, nada ni nadie puede evitar que la luz se apague de manera definitiva. Entre los reos siempre han existido quienes no se adaptaron a las normas del penal. Esas personas que tienen luz en su corazón y se guían por valores distintos a los que prevalecen en esta cárcel. Sin embargo, los carceleros las tienen aisladas y rodeadas de puro maleante. Los infiltrados están en su familia, en su trabajo, en su escuela, en su comunidad, en todos lados. Hoy un gran número de personas se identifica con el estilo de vida oscuro impuesto desde la dirección del penal. En otras palabras, este es un mundo en penumbras y 2020 fue clave para erradicar la luz de una vez por todas. Dejemos de hacernos pajas mentales creyendo lo contrario y mejor tomemos cartas en el asunto.

La prisión planetaria

Las publicaciones de este blog son consecutivas. Te recomiendo comenzar a leer por la primera. Encuentra la lista completa en el Menú Principal.

El mundo es una prisión donde cada humano vive en una celda. Nadie conoce a sus dirigentes, únicamente a los carceleros, es decir, los políticos y empresarios que controlan el mundo. La regla principal en esta prisión es “todos sufren” –incluyendo los carceleros y dirigentes– y la injusticia es uno de sus principales valores. Las celdas donde viven los reos son estrechas, oscuras e incómodas, pero para mantenerlos dóciles y obedientes las tienen equipadas con suficiente entretenimiento y placer mundano de todo tipo. De tal suerte que los internos están bien distraídos y ni siquiera se percatan de que están presos.

Niños jugando al cambio

Las publicaciones de este blog son consecutivas. Te recomiendo comenzar a leer por la primera. Encuentra la lista completa en el Menú principal.

Tener la esperanza de que las cosas van a estar mejor en este plano, no solo es absolutamente limitadora, sino una evidencia más de la infantilización de la humanidad. Resulta innegable que a lo largo de la historia han ocurrido grandes revoluciones que trajeron cambios muy importantes, pero tampoco podemos negar que los problemas de la humanidad siguen siendo los mismos de siempre: gobernantes abusivos, desigualdad, miseria, hambre, ignorancia, división, sometimiento, abuso, violencia y un interminable etcétera. Luego entonces, ¿estas revoluciones resolvieron los problemas más fundamentales de la humanidad? No.

La mentira de la esperanza

Las publicaciones de este blog son consecutivas. Te recomiendo comenzar a leer por la primera. Encuentra la lista completa en el Menú Principal.

La esperanza en un futuro mejor, es la mentira mejor contada en los últimos cinco mil años. De hecho es la mentira sobre la que se soporta el sistema tirano que esclaviza al planeta. Ni siquiera la del creador todopoderoso que es puro amor puede superarla. Es más probable que un ser humano pierda la fe en su dios en circunstancias determinadas a que pierda la esperanza. Incluso las personas que abandona todo y se dedica a vagar por la vida sin más que lo que trae puesto, tiene la esperanza de que ese cambio tan radical le traerá algo mejor. O quienes se quitan la vida lo hacen con la esperanza de que al morir terminará su dolor y sufrimiento (cuando sucede todo lo contrario, lo perpetúan eternamente).

Los paradigmas de siempre

Las publicaciones de este blog son consecutivas. Te recomiendo comenzar a leer por la primera. Encuentra la lista completa en el Menú Principal.

Se dice que el caos actual es producto de un cambio de Era. Que se están derrumbando los paradigmas que determinaron la realidad en este plano durante los últimos miles de años y en su lugar están naciendo unos nuevos. Pero veamos, ¿realmente están naciendo unos nuevos o solo se está cambiando de modelo? Me explico con un ejemplo:

¿Qué tan nueva es la Nueva Era?

Mucho se ha dicho sobre los tiempos actuales, ¿pero se ha dicho la verdad? La inmensa mayoría de la humanidad responsabiliza de la debacle a un virus de muy dudosa procedencia. Algunos otros culpan a la corporatocracia global de crear las condiciones necesarias para un cambio de régimen más tirano, autoritario y controlador que nunca. Otros se basan en la astrología y los escritos sagrados para argumentar que nos encontramos en el final de una Era y el inicio de una nueva, lo cual necesariamente provoca el derrumbe de los antiguos paradigmas que sostuvieron la realidad humana y planetaria para dar paso al nacimiento de los nuevos.