Refugiarse de la adversidad

Las publicaciones de este blog son consecutivas. Te recomiendo comenzar a leer por la primera. Encuentra la lista completa en el Menú Principal.

El mundo es un caos y nadie puede negarlo. Para desgracia de muchos, todavía tenemos que vivir en él. Nadie sabe por cuánto tiempo ni bajo qué circunstancias, pero todos percibimos que cada día es más hostil que el anterior. ¿Cómo hacer para no colapsar? ¿De dónde sacar fuerza para seguir adelante?

¿Existe o no la polaridad?

Las publicaciones de este blog son consecutivas. Te recomiendo comenzar a leer por la primera. Encuentra la lista completa en el Menú Principal.

Mucho se dice que el gran problema de la humanidad es que no ha sido capaz de salir de la trampa de la polaridad. Principalmente en los círculos new age se afirma que el bien y el mal solo existen en la mente humana. Que fuera de ella, todo está unificado en una misma energía donde luz y oscuridad son la misma cosa. Pero esta perspectiva no solo es incorrecta, sino peligrosa.

¿Por qué no nos ayudan los buenos?

Las publicaciones de este blog son consecutivas. Te recomiendo comenzar a leer por la primera. Encuentra la lista completa en el Menú Principal.

En toda historia, incluso en las que cuentan los malos, siempre gana el bien. Esa ha sido una de las formas más eficaces de programar a la humanidad para mantener viva la esperanza. El mensaje principal de esas historias queda tatuado en la mente inconsciente: “el bien siempre triunfa ante la adversidad”. Sin importar lo malvado que sea el rival, siempre es derrotado y desterrado por las fuerzas del bien. Mitología, leyendas, cuentos, fábulas, novelas, libros sagrados, películas, series, obras de teatro, ópera, cómics y las obras que más han trascendido en la historia, se basan en esta premisa. Es por ello, que a la humanidad le cuesta tanto trabajo aceptar que el mal triunfó y está imponiendo sus condiciones en este planeta. Pero, ¿y los buenos? ¿Acaso no se supone que están a punto de aparecer para ayudarnos a liberarnos del mal?

No te aferres a ser feliz, ya falta poco.

Las publicaciones de este blog son consecutivas. Te recomiendo comenzar a leer por la primera. Encuentra la lista completa en el Menú Principal.

“En 2030 no tendrás nada y serás feliz.” Esta fue la frase protagónica en el Foro Económico Mundial realizado en Davos, Suiza a principios de 2021. Lo preocupante es que no es nueva, solo fue ratificada. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ya había lanzado esta advertencia en 2016. Y basta mirar a tu alrededor para darte cuenta que el mundo avanza a pasos agigantados a esa realidad impuesta por la élite que gobierna la prisión. ¡Y pobre de aquel que no se sienta feliz en esta nueva realidad y encima lo exprese! Se le acusará de “odio”, será duramente juzgado y castigado por los inquisidores que defienden lo políticamente correcto en esta sociedad decadente y distópica.

Renuncias obligadas

Las publicaciones de este blog son consecutivas. Te recomiendo comenzar a leer por la primera. Encuentra la lista completa en el Menú Principal.

En la publicación anterior hablamos sobre la necesidad de renunciar a todo aquello con lo que el sistema pretende anclarnos al plano material. La oscuridad se adueñó por completo de la experiencia humana, y si bien no podemos renunciar a todo mientras estemos dentro del cuerpo físico y viviendo en la Tierra, es imprescindible soltar lo que nos ata a la experiencia humana para poder trascenderla. Lógicamente, a cada quien le toca descubrir y trabajar sus propios apegos. Sin embargo, hay algunos comunes denominadores de los que hablaremos a continuación.

Conciencia también es renuncia

Las publicaciones de este blog son consecutivas. Te recomiendo comenzar a leer por la primera. Encuentra la lista completa en el Menú Principal.

Casi todos los días hablo con personas que se autoperciben conscientes, dicen estar en contra del sistema y estar dispuestas a llegar hasta donde sea necesario para salir de la matrix. Pero todo cambia súbitamente en cuanto comenzamos a hablar sobre las renuncias que toda persona consciente realiza para vivir en congruencia. La mayoría de ellas se queja de todo y de todos aquellos que no perciben la realidad como ellas, pero son tan esclavas del sistema como aquellos que critican. Y es que no es lo mismo querer salir de la matrix (suponiendo que eso fuera posible en estos tiempos), que renunciar a lo mundano para dejar este plano de una vez y para siempre.

No sé por dónde empezar

Las publicaciones de este blog son consecutivas. Te recomiendo comenzar a leer por la primera. Encuentra la lista completa en el Menú Principal.

Quien quiera salir de la prisión, tendrá que trabajar duro. Esto no es gratis, se gana. Todos lo merecemos, está al alcance de cualquiera, pero hay que ponerse en acción. Nadie va a venir a hacernos el trabajo ni a rescatarnos sin que tengamos que mover un dedo. Esta es la visión de personas inmaduras y anodinas, no la de una persona consciente. Ante ello, surge una gran pregunta: ¿por dónde empiezo?

El arquetipo de la Nueva Era

Durante décadas escuchamos a la izquierda llamar a la lucha contra la tiranía capitalista. Ahora vemos a los conservadores levantarse contra la dictadura comunista. Unos defendían los derechos de los trabajadores explotados por la burguesía, que en la actualidad defiende su derecho a la propiedad y la libertad de culto. El club en el que caben ambos es el mal llamado progresismo. Desde ahí se alienta a luchar por la igualdad y los derechos de las “minorías”. Y como siempre, los poderosos son los únicos que se benefician de ello. En la actualidad el planeta está inundado de causas que defender, de luchas que apoyar. Pero, ¿realmente este es el camino correcto?

Somos alimento de la oscuridad

Las publicaciones de este blog son consecutivas. Te recomiendo comenzar a leer por la primera. Encuentra la lista completa en el Menú Principal.

El cuerpo humano es una creación de quienes colonizaron este planeta. Estas entidades oscuras se han alimentado de la raza humana desde el principio. Para eso la crearon. El cuerpo y la energía que lo habita están vinculados entre sí, de tal manera que todo lo que sucede en el plano material, afecta o beneficia a la energía que hay en tu interior. No eres tu cuerpo ni tu mente, sino esa energía.  

Resulta evidente que las entidades oscuras se nutren de energía de baja vibración, por ende, el sistema que rige al mundo fue diseñado para que sus habitantes produzcan la mayor cantidad de energía negativa que sea posible. Todo aquello que cause dolor y sufrimiento es alimento para las tinieblas. A mayor alimento, mayor fuerza; a mayor fuerza, mayor tamaño; y a mayor tamaño, mayor poder.